Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Te podría interesar
7 Golden Rules for Healthy, Happy Kids

7 reglas de oro para niños sanos y felices

La nutrición juega un papel decisivo en el crecimiento y bienestar integral de los niños, y tú puedes ayudarlos a desarrollar hábitos saludables para convertirse en adultos sanos. Recuerda que la diversión es parte del proceso de aprendizaje, por lo que cuanto más los involucres en el proceso de selección, cocción y aprendizaje de su alimentación, más éxito tendrás a la hora de inculcarles hábitos saludables.

Aquí, 7 hábitos alimenticios saludables para niños , mientras se divierten.

  1. ¡Comer es una aventura!

Si eres un entusiasta, lo sabes. La comida es uno de los placeres superlativos de la vida, por lo que uno de los mejores regalos que puede darles a sus hijos es alentarlos a encontrar diferentes sabores y entrenar sus papilas gustativas para disfrutar de nuevos alimentos.

Pero no te rindas en el primer intento, ya que los niños suelen necesitar probar algo nuevo hasta 10 veces antes de disfrutarlo.

¡Agregue diversión ! Felicítelos cuando prueben nuevos sabores. Lleve a sus hijos de compras para elegir nuevos alimentos juntos y sírvalos con alimentos que realmente les gusten.


  1. Los colores del arcoiris

La naturaleza tiene una colorida variedad de alimentos para nuestro disfrute. Los diferentes colores representan diferentes efectos en la salud, por lo que desea agregar tantos colores como sea posible a su dieta diaria.

¡Agregue diversión! Haga que los niños clasifiquen sus frutas y verduras favoritas en colores y cree una regla para elegir una diferente para cada comida durante el día. Puedes crear una tabla o calendario donde puedan pegar pegatinas de colores según los colores que comen.


  1. Agua, líquido precioso

A los niños les encanta tener artículos hermosos y coloridos. Cómpreles una bonita botella de agua o un termo que puedan llevar consigo a todas partes. Incluir zumos y otras bebidas dulces de vez en cuando, especialmente por las mañanas. El jugo tiene nutrientes importantes y brinda a los niños un impulso de energía, pero deben sentir la necesidad de beber agua cuando tienen sed, en lugar de bebidas azucaradas.

¡Agregue diversión! Comprender las razones detrás de los hechos ayuda a los niños a adquirir nuevos conocimientos. Cuéntales cómo las flores necesitan agua para florecer hermosamente, muéstrales cómo una fruta húmeda (o cualquier otro alimento) se ve mejor que una podrida y seca. Explíqueles que su cuerpo necesita agua para mantenerse activo y su cerebro necesita agua para concentrarse.


  1. Tómese el tiempo suficiente para comer

El cerebro tarda unos 20 minutos en recibir el mensaje de nuestros estómagos de que están llenos. Así que trate de no apurar a los niños para que terminen su comida en minutos —en lugar de las horas habituales que tardan—. Recuerde esto unos años más tarde, cuando tenga que pedirles que reduzcan la velocidad y se tomen el tiempo para masticar la comida. Además, es una buena manera de estar al tanto de cuánta comida más necesitan.


¡Agregue diversión! Enseñe a los niños mayores a escuchar a sus estómagos y a preguntarse: "¿Siento que mi estómago está lleno?" “¿Me sentiré mal si como estas galletas extra?” "¿Mi cuerpo realmente los necesita en este momento?" A veces sentir hambre es solo una alerta del cuerpo por agua.


  1. Sentarse juntos a la mesa para comer.

Como la mayoría de las actividades en nuestra vida diaria, hay un tiempo para comer. Tener esto en mente beneficiará a toda la familia, ya que estarás esperando ese momento compartido para disfrutar de una buena comida en lugar de tomar algunos bocadillos mientras corres o miras televisión. No es que un buen tazón de palomitas de maíz no combine divinamente con ver una película, pero resérvelo para ocasiones especiales. Sentarse a la mesa educará a sus estómagos para que esperen el momento adecuado para comer.

¡Agregue diversión! Comparta historias de su día con los niños mientras está sentado a la mesa y anímelos a hacer lo mismo. Esto ayudará a desarrollar la autoestima y habilidades sociales importantes.


  1. ¡Cocinar juntos!

Probablemente esto te suceda a ti, si te gusta cocinar: cuantas más técnicas aprendas, más ganas tendrás de probar nuevos sabores. Los niños también tienen más probabilidades de convertirse en comedores aventureros si saben cocinar. Ponte los delantales y deja que te ayuden en la cocina.

¡Agregue diversión! De acuerdo con su edad, asígneles tareas específicas, desde pelar plátanos y romper un huevo, hasta decorar pasteles y lamer el tazón.


  1. Activo, activo activo

El deporte y el juego activo son una parte vital del bienestar y la salud de sus hijos. Desarrolla huesos fuertes, tonifica los músculos, quema el exceso de energía y los ayuda a mantener un peso saludable. También compartirán un tiempo precioso juntos.

¡Agregue diversión! Limite el tiempo de televisión y cámbielo por momentos divertidos, activos y compartidos. Vayan juntos en bicicleta, camine con ellos a lugares cercanos siempre que sea posible, llévelos a patinar, caminar o escalar.


¿Tienes algunos consejos para compartir?
¡Nos encantaría leerte en la sección de comentarios!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados